Sostenibilidad de destinos turísticos urbanos

  • 24 mayo, 2017
  • por Raúl García López

Uno de las temáticas más recurrentes en el sector turístico es el tema de la Sostenibilidad.

El turismo es una fuerza impresionante que produce potentes cambios en los destinos, las economías, las sociedades y el medio ambiente. Entre los principales impactos positivos podemos destacar que es fuente de desarrollo económico y generador de empleo. Pero también es un catalizador para la atracción de inversión extranjera, la diversificación de la economía y la redistribución de la riqueza (si el desarrollo turístico esta bien planificado). 

Pero el crecimiento exponencial de los flujos turísticos ha hecho que ciertos destinos empiecen a sufrir las consecuencias negativas de estos mayores volúmenes de visitantes, que normalmente se concentran en el mismo tiempo y espacio.

Los impactos negativos los podemos catalogar en 3 vertientes: económica, social y medioambiental.

Vamos a analizar en detalle algunos de ellos:

Impactos económicos

El turismo puede incrementar los precios de los productos básicos y de los suministros (agua, luz, gas, etc.), que influyen en el coste de la vida de los ciudadanos locales.

En general mayores flujos turísticos incrementan los precios de la propiedad y de la mano de obra.

En el mercado laboral,el empleo turístico no siempre es de calidad o estable. Es generalmente muy estacional, poco remunerado y de baja cualificación. Sectores como hoteles y restaurantes tienen mucha rotación de personal.

Problemáticas específicas que puede generar el fenómeno p2p en los destinos:

  • Subida de los precios de la vivienda. Se produce un efecto especulativo. Ciertos colectivos ya no puedan acceder a esos barrios porque son más caros o simplemente no hay viviendas disponibles.
  • Los precios asequibles de esta oferta distorsiona el sector turístico local y presiona los precios de hoteles y otras opciones de alojamiento regulado a la baja.
  • Los beneficios en muchos casos no son siempre recogidos por propietarios individuales de los apartamentos. En destinos muy turísticos como Nueva York, la mayor parte de la oferta de Airbnb, está controlada por grupos turísticos e inmobiliarios, no por particulares. Últimamente los fondos de inversión están invirtiendo en edificios de apartamentos para darles un uso turístico (dada la rentabilidad que ofrece este segmento).

Impactos socioculturales 

Cultura: 

El turismo puede también tener un efecto devastador en la cultura, destruyendo tradiciones y generando una pérdida de la identidad local.

  • Deterioro del patrimonio histórico artístico, por un mayor uso.
  • Perdida de identidad del destino.
  • Banalización de la cultura – las tradiciones culturales se vuelven un mero espectáculo, destinado a los turistas.
  • Influencia en los valores, costumbres, comportamientos y hábitos de consumo de la población local.
  • Aceleración de ciertos cambios culturales (presentes en todas las sociedades) que despojan de su significado e identidad, a los elementos culturales del destino.

Turistas 2

 

Problemas sociales:

El turismo tiene efectos nocivos en la vida diaria de los ciudadanos de un destino. En algunos casos está generando incluso, el rechazo mayoritario de la población local, que ve como se deteriora su calidad de vida.

Entre los problemas que el turismo genera en destinos urbanos podemos destacar:

  • Aumento de la delincuencia – mayor crimen y narcotráfico.
  • Aumento de tráfico de drogas (influencia en la población local).
  • Aumento de la mendicidad y prostitución.
  • Cambios en la estructura de la sociedad local, generando o incrementando las diferencias sociales.
  • Aglomeraciones de gente en sitios turísticos.
  • Congestión de tráfico y mayores atascos.
  • Mayor contaminación (emisiones de CO2 y ruido).
  • Uso de infraestructuras de transporte por encima de su capacidad de carga.
  • Mayor suciedad.
  • Destrucción del tejido comercial del barrio. Las tiendas tradicionales se reemplazan por un comercio muy turístico, homogéneo y de bajo valor añadido.
  • Ruido nocturno y actos vandálicos o antisociales (pintadas en las fachadas, consumo de drogas y alcohol, gente desnuda, actos sexuales…)
  • Destrucción de otros sectores de actividad (no ligados al sector turístico) porque se vuelven menos competitivos en relación al sector turístico.
  • Movilidad: las personas mayores que en algunos barrios turísticos suponen buena parte de la población, tienen miedo de salir a la calle y encontrarse con gente corriendo, grupos de jóvenes de fiesta o caravanas de bicicletas a toda velocidad.
  • Gentrificación – Emigración de población local de los barrios turísticos, forzada por altos precios y por falta de los servicios que necesitan.
  • Especulación con viviendas, que son demandadas para un uso turístico. Esto genera un aumento de precio de la vivienda y una escasez de viviendas destinadas a uso residencial. Esto supone un problema sobre todo para jóvenes a los que se cierra la puerta y es un factor de perdida de competitividad para atraer talento.
  • Posible colapso (en momentos puntuales) de servicios básicos de la ciudad como sanitarios, limpieza, emergencias o seguridad.
  • Rechazo de ciudadanos a grupos grandes de turistas por las calles y atosigamiento a profesionales como guías turísticos o transportistas.
  • Privatización de espacios públicos para su uso por los turistas.

Problemas medioambientales: Aunque los efectos en el medio ambiente no son tan evidentes como en otros destinos turisticos, la contaminación ambiental y acústica, la mayor generación de basura o la masificación de los espacios verdes, son sola algunos de los daños nocivos para el medio ambiente en los destinos urbanos.

Medidas de los destinos para controlar el crecimiento del turismo:

Los destinos están desarrollando diferentes estratégicas para intentar gestionar mejor su ecosistema turístico y poder desarrollar un crecimiento turístico más sostenible.

  • Reducir la promoción y difusión que se hace del destino a nivel internacional.
  • Ampliar la huella turística, promocionando zonas de la ciudad menos congestionadas o poco conocidas.
  • Coordinar los flujos turísticos a museos y monumentos con políticas de precios o de incentivos, que permitan distribuir mejor los flujos de turistas a lo largo del día.
  • Hacer promoción turística más segmentada, dirigida a públicos objetivos que queremos atraer al destino, que son respetuosos y que generan alto gasto turístico.
  • Coordinación con otros destinos cercanos para ampliar la gama de productos turísticos asociados al destino.
  • Moratoria en la concesión de licencias para la apertura de establecimientos turísticos.
  • Control y persecución de pisos turísticos ilegales y otras opciones de alojamiento no reglado.

Si os interesa el tema, el 24 de Mayo, Exceltur, asociación sin animo de lucro que engloba a las principales empresas turistas de España, ha publicado el Informe  URBANTUR 2016, que hace un análisis de la competitividad turistica de 22 destinos españoles.

He preparado un articulo sobre el informe, que podeis leer en este enlace

 

Pie de Articulo

 

0 Comments