Desde hace algún tiempo, sigo con bastante interés todas las novedades que van surgiendo en relación a las ciudades inteligentes. Estas urbes del futuro, permitirán a sus gobiernos gestionar mejor los recursos disponibles y convertirse en ciudades más cercanas al ciudadano.

¿Pero qué es exactamente una ciudad inteligente?

Una ciudad inteligente es aquella que permite a sus gestores, a través de la tecnología y la recogida de información digital en tiempo real, conocer mejor la realidad de cómo funciona la ciudad y ayudar a gestionar, de una forma más sostenible, los recursos disponibles.

En estas ciudades se puede gestionar de forma más eficiente el tráfico, el alumbrado, los niveles de contaminación o los sistemas de riegos en parques y jardines. Pero también se pueden conocer mejor las necesidades y los problemas a los que se enfrentan sus ciudadanos.

Todo ello esta siendo posible gracias a internet y al uso masivo de dispositivos móviles, principalmente smartphones. Ambos factores han modificado radicalmente la forma en que accedemos a la información, como compramos o como nos relacionamos con el mundo exterior, con el que estamos conectados en todo momento.

Big Data

En los próximos años, veremos más elementos y objetos de nuestra vida cotidiana, conectados a internet y entre si.

Es lo que se llama el Internet de las cosas, que va a permitir que dentro de unos años, todos los elementos de una ciudad (edificios, coches, señales de tráfico y servicios públicos) puedan dialogar entre si e intercambiarse información.

En algunas ciudades muchos elementos ya están conectados a internet, pero usan lenguajes diferentes, lo que no les permite comunicarse entre si.

Todos estos nuevos flujos de información, generados por los dispositivos móviles, los sensores y otras fuentes de datos que controla la ciudad, darán un impulso definitivo al concepto del Big Data, que se entiende como la recolección de toda esa información heterogénea, para su posterior análisis.

Mejorar la vida de los ciudadanos

No obstante, no hay que quedarse solo en integrar sistemas y mejorar el funcionamiento global de la ciudad. También hay que pensar en el bienestar de sus ciudadanos.

El Bid Data nos da claves para entender los patrones de comportamiento y de consumo de los ciudadanos. Con estos datos, el gobierno local tiene que ofrecer soluciones y alternativas que permitan mejorar la vida de sus ciudadanos.

Es un paso importante para volverse una ciudad más humana, donde se anteponga el interés de sus habitantes y su calidad de vida.

El último paso para llegar a ser una ciudad verdaderamente inteligente, es permitir el acceso gratuito a toda esa información(lo que se denomina open data), que permitirá a diferentes personas, organismos y empresas, generar útiles aplicaciones móviles (apps), que ayuden a resolver las necesidades específicas de diferentes segmentos de ciudadanos.

Singapur, un modelo a seguir

En este sentido, es muy interesante el trabajo que esta desarrollando la ciudad de Singapur en colaboración con el SENSEable City Laboratory, del MIT (Massachusetts Institute of Technology).

El proyecto se llama LIVE Singapore!, y busca formulas para mejorar la vida de los ciudadanos de la ciudad.

Singapur project

A través de sensores, elementos conectados a internet y los propios teléfonos móviles de los ciudadanos, el proyecto está midiendo en tiempo real, como funciona la ciudad y como interactúan sus ciudadanos con ella.

El proyecto consiste en el desarrollo de una plataforma tecnológica que permite la recolección, en tiempo real, de mucha información relevante, que se genera en diversas fuentes. El sistema permite el cruce y análisis de los diferente datos para llevar a conclusiones relevantes, que permitan tomar decisiones estratégicas y mejorar la gestión de la ciudad.

Este proyecto ofrece a los ciudadanos de Singapur, información en tiempo real, sobre diferentes aspectos de la ciudad que les permite tomar las mejores decisiones personales, basadas en la situación de su entorno. Y con ello mejorar la calidad de sus vidas.

El proyecto está habilitando un sistema de APIs fáciles de usar, que permita desarrollar diferentes aplicaciones móviles, personalizadas para dar servicios a diferentes necesidades de los ciudadanos.

Este es un proceso que se va retroalimentando con el paso del tiempo y con la nueva información aportada por las decisiones de los ciudadanos. Cuanta más información se recoja, mayor será el impacto que se puede generar.

Otros usos que se puede dar a la recogida de información son:

  • Con los datos del uso de los teléfonos móviles, se puede medir los flujos de personas y dar información sobre movimientos de ciudadanos en grandes concentraciones o eventos.
  • Otro uso puede ser el análisis de la reacción de vehículos y personas ante condiciones atmosféricas adversas (como una tormenta tropical), que ayuden a elaborar planes de evacuación para el futuro.
  • Los datos también pueden evitar atascos, al ofrecer información en tiempo real de cómo esta el tráfico y permitir a los ciudadanos adaptar su ruta de viaje, según las condiciones existentes.
  • Puede aportar información muy útil sobre la disponibilidad de taxis libres en un momento determinado.
  • O bien puede ayudar a planificar un día festivo, al ofrecer datos sobre los niveles de contaminación en el aire, la temperatura y humedad en diferentes zonas de la ciudad o los niveles de polen y de otras sustancias que generan alergias.

Pagina Web Singapore

En el futuro, el sistema permitirá dar información a los usuarios en tiempo real sobre cosas tan personalizadas como:

  • Qué tienda más cercana tiene el producto que yo quiero
  • Dónde puedo conseguir la gasolina más barata para mi coche
  • Cuáles son los bares y discotecas que tienen más ambiente
  • o dónde puedo encontrar el parking más cercano a donde estoy

Smart destinations

El desarrollo de ciudades inteligentes tiene muchas aplicaciones para el sector turístico.

La recolección y análisis de información de los propios turistas, nos puede permitir conocer mejor sus hábitos de viaje y de consumo, lo que nos lleva a poder anticipar su comportamiento.

Esta información es muy útil para poder adaptar los productos turísticos a sus gustos y necesidades. De esta forma, se les puede ofrecer productos personalizados, de alto valor añadido, en todas las etapas del viaje.

Durante su estancia en el destino, también se puede ofrecer al turista información personalizada y productos específicos, basados en su localización.

Todo esto ayudará a mejorar la experiencia de los turistas e incrementar su gasto turístico en el destino.

Aplicaciones contra el crimen

Singapur también tienen una nueva herramienta tecnológica para combatir el crimen en el país. Tanto los ciudadanos como los turistas de visita en la ciudad, tienen a su disposición una nueva aplicación gratuita, llamada Police@SG, donde se ofrece información sobre seguridad, alertas, estadísticas de crimen en diferentes zonas de la ciudad o notificaciones sobre personas desaparecidas.

Para los turistas ofrece también información valiosa sobre la comisaria de policía más cercana, teléfonos de emergencia e información basada en el geo posicionamiento del turista, informando por ejemplo del hospital más cercano o de eventos que están pasando cerca de donde esté.

Si queréis más información sobre LIVE Singapore!, la podéis encontrar en el sitio web del proyecto:

http://senseable.mit.edu/livesingapore/index.html

Y si lo que queréis es conocer más sobre el SENSEable City Laboratory del MIT, podéis ir a su sitio web: http://senseable.mit.edu

 Y en este video podéis ver una presentación del proyecto:

También podemos destacar dos ciudades que se han construido desde 0, pensando en la integración con la tecnología y buscando soluciones que permitan hacer la ciudad sostenible y eficiente energéticamente.

Songdo, en Corea del Sur: http://www.songdo.com

Masdar, en Abu Dabi: http://www.masdar.ae/en/masdar-city/live-work-play

 

Songdo

 

 

 

0 Comments