El turismo ha sido una industria en constante evolución, modelada por factores económicos, políticos y demográficos. Hoy en día las vacaciones y los viajes se han vuelto una cosa cotidiana, básica en nuestras vidas, pero esto no era así sólo hace unas décadas.

Durante siglos, el turismo fue un fenómeno muy minoritario y centrado principalmente en Europa. Fue el auge de la aviación comercial en los años 60, lo que propició el crecimiento del turismo internacional, ya que las compañías aéreas permitieron llegar a destinos, antes difícilmente accesibles.

En los últimos 20 años, el crecimiento del turismo se ha disparado de forma exponencial, influenciado por diversos motivos:

  • Los viajes se vuelven la norma y no una excepción. Todos aspiramos a viajar y los vemos como algo normal en nuestras vidas (cuando hace solo unas décadas, los viajes internacionales estaban reservados a una pequeña élite).
  • El fenómeno de las compañías áreas de bajo coste ha permitido rebajar el precio de los viajes regionales.
  • El surgimiento de internet ha generado nuevos canales de comunicación y de venta de productos y servicios turísticos, directamente a los consumidores.
  • El crecimiento de las economías emergentes ha generado nuevos flujos turísticos. En estos países (principalmente los BRICS) ha surgido una importante clase media con aspiraciones a viajar. Para estas personas los viajes son una señal de status. China por sí sola, ha generado impresionantes flujos turísticos que están transformado la demanda de muchos destinos (150 millones de turistas salieron de China en 2018).
  • Una mayor oferta de destinos – con el auge del turismo, todos los destinos del mundo se han empezado a promocionar internacionalmente para captar turistas.
  • Nuevas fórmulas de alojamiento y transportes (a través de plataformas P2P), han distorsionado el mercado y han generado mayores opciones para los turistas.

Este fuerte crecimiento en los flujos turísticos ha sido tan repentino y exponencial, que muchos destinos han sufrido masificación turística y han tenido problemas para gestionar los efectos negativos que genera para sus recursos y la población local.

Recordemos que la industria turística ha pasado de gestionar 25 millones de turistas en el año 1950, a los más de 1.400 millones que se alcanzaron en el año 2018 (con un crecimiento del 6% sobre el año anterior).

La industria turística representa ya el 10% de la economía mundial y genera 1 de cada 10 empleos en todo el mundo.

Pocas industrias han tenido un crecimiento tan exponencial. Pero es que, además, las perspectivas para el futuro auguran un crecimiento sostenido de en torno al 4% anual en la próxima década. La Organización Mundial del Turismo (OMT) predijo hace años más de 1.800 millones de llegadas internacionales en 2030, aunque esta cifra se puede estar quedando pequeña viendo que los datos superan a las previsiones.

Como es entendible, esta masificación de los flujos turísticos empezó a generar efectos negativos en los destinos receptores. Pronto se generó un debate sobre la sostenibilidad del modelo, principalmente en destinos más tradicionales y que más esfuerzo tienen que desarrollar para logar una buena convivencia entre los turistas y los ciudadanos locales.

El turismo masivo empezó primero a tener un impacto negativo en los ecosistemas locales, con la llegada de grandes cantidades de gente, a veces en periodos de tiempo muy cortos.

Pero los impactos negativos del turismo no solo se limitan a los recursos naturales y los ecosistemas locales, sino que también tienen gran influencia sobre la cultura local y la calidad de vida de las comunidades receptoras.

En algunos destinos urbanos, el turismo masivo está afectando significativamente a la vida cotidiana de los ciudadanos, que ven cómo su paisaje se transforma, se alteran los ritmos naturales del barrio, suben los precios de vivienda y productos y servicios, desaparece el comercio tradicional, se reduce la oferta de vivienda disponible para alquiler de larga duración y muchas comunidades receptoras de turismo no ven muy claras las ventajas y los beneficios que el turismo les reporta.

La clave está en saber cómo compatibilizar el crecimiento turístico con el respeto a las personas, el patrimonio y el medio ambiente local.

La sostenibilidad del modelo hace necesaria la participación, tanto de organismos públicos, como de empresas privadas, ciudadanos locales y turistas.

Hoy, la industria turística se ha dado cuenta de la necesidad de implementar una política de sostenibilidad que tenga en cuenta los tres ámbitos en los que el  turismo tiene impacto en los destinos:

  • Impactos económicos
  • Impactos sociales y culturales
  • Impactos medioambientales

También hay que dejar una cosa clara, el turismo sostenible no es una moda, ni es un nicho o segmento de mercado.

La sostenibilidad tiene que ser transversal a toda la industria y estar presente en todos los modelos turísticos (ya sea sol y playa, turismo cultural, turismo rural, turismo de reuniones o cualquier otro).

Los turistas son cada vez más sensibles a la sostenibilidad

Los turistas internacionales cada vez están más concienciados sobre los efectos negativos que genera la masificación y el impacto que el turismo tiene en ecosistemas y cultura local. Por ello, cada vez más turistas buscan alternativas más sostenibles para sus vacaciones.

Tanto desde el punto de vista del destino que eligen, como del hotel donde se alojan o las actividades que realizan.

Sobre todo, en Estados Unidos y el Norte de Europa, la sostenibilidad es un elemento clave para muchos turistas a la hora de seleccionar destinos para sus viajes.

Retos para los destinos y la industria

El gran crecimiento del sector turístico plantea 5 grandes retos para los destinos y la industria turística en los próximos años:

1.- Gestión del crecimiento turístico– los destinos turísticos tienen que planificar bien el desarrollo de su sector turístico, para que no ponga en peligro aquellos recursos (naturales, históricos y culturales) que son importantes reclamos para los turistas.

Por ello, los destinos tienen que desarrollar una planificación estratégica a largo plazo, que defina la gobernanza del destino, involucre a los diferentes stakeholders implicados y haga participar a la ciudadanía en la definición del modelo turístico del destino que se desea. 

2.- Cambio climático – en dos vertientes:

  • El cambio climático va a influir en el turismo por la destrucción de ecosistemas y biodiversidad, mayor inestabilidad meteorológica y subida del nivel del mar.
  • El turismo contribuye de forma importante al calentamiento global y al cambio climático. Se estima que la industria turística contribuye con el 5% de todas las emisiones de COdel mundo. Dentro del turismo, el transporte representa el 90% de todas las emisiones del sector turístico.

3.- Reducción de la pobreza– los recursos naturales y culturales de los países en vías de desarrollo se convierten en un importante recurso económico, ya que si se conservan pueden ser utilizados como reclamo para el sector turístico. En este sentido, el turismo se puede volver una herramienta para reducir la pobreza.

Pero para lograrlo, los destinos tienen que asegurar que los beneficios del sector turístico se distribuyen de forma equitativa entre la población local y que los trabajadores del sector turístico tienen unas condiciones de trabajo dignas y justas.

4.- Apoyo a la conservación– El turismo genera unos ingresos económicos fundamentales, que permiten que sea rentable conservar los recursos naturales. Este valor toma más importancia hoy en día, ya que muchos países han recortado las partidas presupuestarias para conservación y algunos países desarrollados han reducido sus presupuestos de cooperación al desarrollo y protección del medio ambiente.

Los destinos turísticos deben tener una estrategia que les permita conservar y mantener adecuadamente sus recursos naturales y su biodiversidad, que son grandes reclamos para atraer a turistas internacionales.

En este proceso toma suma importancia la labor de concienciación que deben desarrollar los destinos, sobre la necesidad de cuidar los recursos naturales y mantener la biodiversidad, dirigida tanto a operadores turísticos, la población local y a los propios turistas.

El informe Living Planet Report 2018, publicado por WWF (World Widlife Fund), nos alertaba recientemente de la gravísima pérdida de biodiversidad en todo el planeta. Según el informe, elaborado con la ayuda de centenares de expertos internacionales, entre 1970 y 2014 la tierra ha perdido el 60% de la población de mamíferos, pájaros, peces, reptiles y anfibios, principalmente a causa de la actividad humana.

América Latina es la región que más sufre esta pérdida de biodiversidad.

Podéis leer el extenso artículo que he escrito sobre este demoledor informe de WWF en el siguiente enlace:

https://www.aprendedeturismo.org/la-alarmante-destruccion-de-la-biodiversidad-mundial/

5.- Salud y seguridad– En los últimos años ha surgido una mayor preocupación mundial en el sector turístico ante diferentes situaciones sanitarias o de falta de seguridad que se pueden dar en algunos destinos, lo que ha generado fluctuaciones significativas en los flujos turísticos. El miedo a pandemias sanitarias o terrorismo afecta a los flujos turísticos.

Herramientas para un turismo más sostenible

La comunidad internacional ha ido incorporando la sostenibilidad al sector turístico poco a poco. En 1976 se acuñó en Costa Rica el término ecoturismo, con medidas concretas que intentaban limitar el efecto del turismo en los recursos naturales.

En 1995 la OMT, la UNEPy la UNESCO fueron los organizadores de la primera Conferencia Mundial sobre Turismo Sostenible, que se celebró en Lanzarote (España) y donde se publicó la “Carta Mundial del Turismo Sostenible“, analizando lo que debería ser la sostenibilidad turística.

En 2015 el sector turístico se volvió a reunir en Vitoria (España) para reevaluar los objetivos planteados en 1995. De ahí surgió la Carta Mundial de Turismo Sostenible +20. Esta nueva carta establece una serie de acciones para cada uno de los elementos de la industria turística:

  1. Los gobiernos y organizaciones Internacionales
  2. Los destinos y comunidades locales
  3. La industria del turismo
  4. Los consumidores (turistas)
  5. Los investigadores, desarrolladores y formadores
  6. Las Redes y ONGs (organizaciones sin ánimo de lucro)

En 2017 Naciones Unidas lanzó El Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo. Su objetivo fue crear conciencia y visibilidad sobre la importancia de lograr un turismo más sostenible, involucrando a los gobiernos, la industria turística y los propios viajeros, para empezar a desarrollar acciones encaminadas a lograr ese objetivo.

Es fundamental lograr que el turismo sea un catalizador para cambios positivos en las sociedades donde se desarrolla. El Año internacional del Turismo Sostenible promovió el rol del turismo en 5 áreas clave:

  • Crecimiento económico sostenible e inclusivo
  • Inclusividad social, empleo digno y reducción de la pobreza
  • Gestión eficaz de los recursos, protección medioambiental y prevención del cambio climático
  • Preservación de los valores culturales, la diversidad y el patrimonio
  • Entendimiento mutuo, paz y seguridad

 

Con este termina el artículo sobre sostenibilidad en el sector turístico.

Espero que os haya gustado el artículo.

 

En Aprende de Turismo hemos querido colaborar en esta importante labor de concienciación sobre la necesidad de lograr un turismo más sostenible y para ello hemos desarrollando un Curso de Turismo Sostenible gratuito.

Os recuerdo que Aprende de Turismo es una plataforma de formación online, desarrollada para mejorar las competencias laborales de los profesionales del sector turístico

El curso cuenta con 7 módulos formativos y contenidos adicionales de lectura.

Módulo 1. Introducción a la sostenibilidad

Módulo 2.Impactos del turismo en destinos

Módulo 3.La sostenibilidad en el sector turístico

Módulo 4.Características del turismo sostenible

Módulo 5.Instituciones y Organismos internacionales de Turismo Sostenible

Módulo 6.Acreditaciones de Turismo Sostenible

Módulo 7.   Buenas prácticas de Turismo Sostenible

Informes y Estudios– Además de los contenidos del curso, los usuarios tendrán acceso a contenidos adicionales de lectura sobre turismo sostenible publicados por Organismos, Instituciones, destinos y Operadores turísticos internacionales.

Aunque el curso es gratuito, si el alumno quiere conseguir un Diploma que acredite haberlo superado con éxito, debe pagar una pequeña tasa de 50 euros (unos 55 US$) y superar un Examen Final.

Los recursosgenerados con esta tasa van destinados a mantener operativa la Plataforma Aprende de Turismo, que ya ha ayudado a más de 13.000 alumnos de todo el mundo, que se aprovechan de sus cursos online gratuitos.

En este enlace tienes toda la información sobre el Curso de Turismo Sostenible:

https://www.aprendedeturismo.org/que-aprenderan-los-usuarios/curso-de-turismo-sostenible/

Para registrarte en Aprende de Turismo (que también es gratuito) solo tienes que rellenar un pequeño formulario que puedes encontrar en este enlace:

https://www.aprendedeturismo.org/cursos/login/signup.php

Testimonios– también puedes consular lo que otros usuarios de Aprende de Turismo opinan sobre la plataforma de formación y la calidad de los cursos disponibles.

https://www.aprendedeturismo.org/testimonios/

Si tienes cualquier duda, puedes enviarme un mensaje a través de la página de Contacto disponible en Aprende de Turismo:

https://www.aprendedeturismo.org/contactar/

Buen día a tod@s,

 

Saludos

 

 

0 Comments