La Organización Mundial del Turismo (OMT) acaba de publicar las primeras estadísticas de la actividad turística a nivel mundial el año pasado.

En 2019 se han registrado 1.500 millones de llegadas de turistas internacionales en el mundo. Eso supone un incremento del 4% en la actividad turística, en relación a 2018.

No obstante, es una cifra que indica que los crecimientos se van haciendo más pequeños. Pensemos que el crecimiento en 2017 fue del 7% y en 2018 del 6%.

Increíbles tasas de crecimiento

La industria ha pasado de gestionar 25 millones de turistas en 1950 a los más de 1.500 millones actuales. En los últimos 10 años, el turismo ha crecido un 70%.

Hoy los viajes se han vuelto la norma y no una excepción. Todos aspiramos a viajar y los vemos como algo normal en nuestras vidas. Cuando hace solo unas décadas, los viajes internacionales estaban reservados a una pequeña élite.

Razones del crecimiento exponencial de la industria turística en las últimas décadas:

• El fenómeno de las compañías áreas de bajo coste ha permitido rebajar el precio de los viajes regionales.
• El surgimiento de internet ha generado nuevos canales de comunicación y de venta de productos y servicios turísticos, directamente a los consumidores.
• El crecimiento de las economías emergentes ha generado nuevos flujos turísticos. En estos países (principalmente los BRICS) ha surgido una importante clase media con aspiraciones a viajar. Para estas personas los viajes son una señal de status.
• Una mayor oferta de destinos – con el auge del turismo, todos los destinos del mundo se han empezado a promocionar internacionalmente para captar turistas.
• Nuevas fórmulas de alojamiento y transportes (a través de plataformas P2P), han distorsionado el mercado y han generado mayores opciones para los turistas.

No obstante, este fuerte crecimiento en los flujos turísticos ha sido tan repentino y exponencial, que muchos destinos han sufrido masificación turística y han tenido problemas para gestionar los efectos negativos que genera para sus recursos y la población local.

Gasto turístico

El gasto turístico por otro lado, sigue creciendo. Francia es el país que registró el mayor crecimiento del gasto (+11%) seguido por Estados Unidos (+6%). Por su parte Brasil y Arabia Saudí registraron un descenso en el gasto turístico.

China

En el caso de China, principal mercado emisor mundial de turistas, las salidas internacionales subieron un 14%, aunque su gasto turístico cayó un 4%. Habrá que ver cómo afecta el tema del coronavirus a los flujos turísticos desde y hacia China. Seguro que va a tener una incidencia sobre los resultados mundiales (ya que China es el principal mercado emisor de turistas del mundo).

PIB Turístico mundial

La WTTC (World Travel & Tourism Council) estima que el PIB (Producto Interior Bruto) mundial del sector turístico ha crecido el año pasado en torno al 3% (como las llegadas), aunque aquí también se ve una desaceleración, ya que en 2017 fue del 4,6% y en 2018 del 3,9%

Estas cifras y el hecho que el sector turístico no ha parado de crecer en los últimos 10 años, demuestran la fortaleza del sector turístico, que no deja de crecer por encima de los niveles de la economía general (+3%) y en unos tiempos de gran incertidumbre (causados entre otras cosas por la desaceleración económica, el Brexit, la guerra comercial entre Estados Unidos y China o las protestas ciudadanas que ha recorrido América Latina o Hong Kong).

Previsiones 2020

Se espera que durante el 2020 tengamos un crecimiento del sector turístico similar al año pasado (en torno al 3% o 4%).

En 2020 grandes eventos deportivos como la Eurocopa, los Juegos Olímpicos de Tokio o la Expo Mundial de Dubái, favorecerán nuevos flujos turísticos.

Estos crecimientos y las cifras de turistas que ya maneja la industria hacen necesario un mayor control de la actividad turística que se debe desarrollar de una forma responsable, teniendo a la sostenibilidad como el eje transversal de toda la industria.

La Organización Mundial del Turismo (OMT) predijo hace años más de 1.800 millones de llegadas internacionales en 2030, aunque esta cifra se puede estar quedando pequeña viendo que los datos superan a las previsiones.

Crecimiento por regiones

Estos son los crecimientos en el número de llegadas en diferentes áreas geográficas:

• Europa: +4%
• Las Américas: +2%
• Asia y el Pacífico: +5%
• Oriente Medio: +8%
• África: +4% (con resultados muy positivos en el Norte de África de +9%)

Europa sigue como la región del que más turismo recibe, con casi 750 millones de llegadas internacionales, lo que supone el 51% de todo el mercado mundial.

Turismo en España

En España el turismo sigue creciendo (son ya siete años de crecimiento espectacular) y el año pasado se alcanzaron los 83,7 millones de llegadas internacionales. Aunque el ritmo se desacelera ya que crecimos solo un 1,2% sobre el año anterior.

Durante el 2019 bajaron las llegadas de los grandes mercados emisores para España, como son el Reino Unido (-2,4%), Alemania (-2,1%) y Francia (-1,2%). Algunos motivos de la bajada de mercados tradicionales se explican por la competencia de otros destinos mediterráneos (como Egipto, Turquía o Túnez, recuperándose de los problemas de seguridad), la incertidumbre política en torno a temas como el Brexit y la quiebra de Thomas Cook.

Pero esa bajada se vio compensada por el aumento de llegadas procedentes de Estados Unidos y Asia.

Por otra parte, el gasto turístico medio por persona creció un 1,7% y alcanzó los 1.102 euros.

Los viajes a España tuvieron una duración media de más de 7 noches, lo que supone un leve descenso sobre el 2018.

La sostenibilidad tiene que ser la clave para el desarrollo turístico

Los impactos negativos del turismo no solo se limitan a los recursos naturales y los ecosistemas locales, sino que también tienen gran influencia sobre la cultura local y la calidad de vida de las comunidades receptoras.

En algunos destinos urbanos, el turismo masivo está afectando significativamente a la vida cotidiana de los ciudadanos, que ven cómo su paisaje se transforma, se alteran los ritmos naturales del barrio, suben los precios de la vivienda y productos y servicios, desaparece el comercio tradicional, se reduce la oferta de vivienda disponible para alquiler de larga duración y muchas comunidades receptoras de turismo no ven muy claras las ventajas y los beneficios que el turismo les reporta.

La clave del desarrollo turístico está en saber cómo compatibilizar el crecimiento con el respeto a las personas, el patrimonio y el medio ambiente local. Por otra parte, la sostenibilidad del modelo hace necesaria la participación, tanto de organismos públicos, como de empresas privadas, ciudadanos locales y turistas. Es una necesidad transversal que debe comprometer a toda la cadena de valor.

Terminamos así este artículo sobre la evolución del turismo a nivel mundial.

Espero que os haya resultado interesante.

 

0 Comments