El tremendo impacto del Coronavirus en el Turismo.

  • 23 marzo, 2020
  • por Raúl García López

La increíble expansión del coronavirus ha frenado de golpe la actividad económica alrededor del mundo. Ha limitado o parado la producción de muchas empresas (dejando a muchas personas sin trabajo), ha tenido un tremendo efecto en las bolsas internacionales y en el precio del petróleo y como consecuencia de todo esto, ha caído en picado el consumo.

Todo ello está generando graves consecuencias para la economía mundial, a corto y medio plazo. El problema es la incertidumbre sobre cuánto tiempo durará la crisis y cuál será su impacto económico final.

Impacto de la crisis en el Turismo

La industria turística va a ser una de las más castigadas por esta emergencia sanitaria a nivel mundial.

Esta crisis se está cebando sobre todo en las pequeñas y medianas empresas que pueden tener varios meses con nula actividad.

Según la World Travel & Tourism Council (WTTC), asociación que engloba a las grandes empresas del sector turístico mundial, la pandemia de coronavirus está destruyendo al día, 1 millón de puestos de trabajo relacionados con el turismo.

Y lo peor todavía está por llegar, al intensificarse la propagación del virus por el mundo, restringirse los movimientos de personas y paralizarse todos los viajes.

Según la WTTC esta crisis está poniendo en riesgo inmediato a cerca de 100 millones de trabajos y hasta 320 millones se verán afectados en los próximos meses.

La asociación estima que la caída del sector turístico a nivel mundial podría superar más del -25% de actividad en 2020.

Todavía está por calcular el impacto que la epidemia tendrá en dos grandes mercados emisores de turistas tan importantes como son Estados Unidos y el Reino Unido, que han sido bastante lentos a la hora de tomar medidas drásticas para contener la propagación del virus y que se enfrentan ahora a semanas de incertidumbre hasta conocer el alcance real de la pandemia en sus países.

Al haber empezado la propagación más tarde que en otros países como Italia o España, puede que las consecuencias se alarguen e influyan muy negativamente en la temporada de viajes de verano (que es cuando más europeos y norteamericanos viajan y por tanto muy importante para muchos destinos turísticos de todo el mundo).

Todavía no sabemos cuanto tiempo durará esta crisis en los diferentes países. Hemos visto como en China, después de 3 meses, empiezan a ver la luz al final del túnel, al llevar 3 días consecutivos sin nuevos casos locales. Aunque siguen teniendo algunos nuevos infectados, estos son todos casos importados de ciudadanos chinos que vuelven al país desde el extranjero.

No obstante, en China se tomaron desde el principio medidas mucho más radicales y drásticas de las que se están tomando en países europeos o en el continente americano. Con lo que la situación de crisis puede durar más tiempo en estos países.

Se estima que la recuperación será más lenta que en otras crisis anteriores (donde se ha vuelto a la normalidad en un año o algo más). Pero la dimensión de esta crisis nunca se ha visto antes.

Dada la magnitud de la crisis, la WTTC propone a los gobiernos 3 medidas imprescindibles para apoyar al sector turístico:

  • Proteger los salarios y los trabajos
  • Aumentar la liquidez del sistema, aportando financiación para mantener operativas las empresas turísticas
  • Reducir o eliminar durante 12 meses las tasas, impuestos o cargas fiscales para empresas y autónomos del sector

Impacto de la crisis en España

El impacto de la crisis sanitaria en la economía española se empieza a cifrar en una horquilla que va desde una reducción del PIB del -2% a una del -4%.

Algunas informaciones estiman que la industria turística podría perder 300.000 puestos de trabajo en España, solo en 2020 y producir una reducción del PIB global de la economía española en un -1% (solo del sector turístico).

El número de turistas bajaría más de un 5%, cifra muy significativa porque el sector turístico español no ha dejado de batir records desde hace 7 años.

Los sectores más afectados van a ser el alojamiento, la hostelería, las agencias de viaje, las empresas de tours y experiencias, la industria textil y los guías turísticos. Toda la cadena de valor de la industria de reuniones y eventos también es una de las más afectadas.

La Organización Mundial del Turismo convoca un comité mundial de crisis para el turismo

La Organización Mundial del Turismo (OMT) confirma que el turismo es el sector económico que más se ha visto afectado por el COVID-19 y por ello ha creado un Comité́ Mundial de Crisis para el Turismo y está preparando una Guía Mundial para la Recuperación.

La OMT hace un llamamiento a la cooperación internacional para diseñar una respuesta unida basada en las últimas recomendaciones de salud pública y que tenga en cuenta el profundo impacto económico y social que la pandemia va a generar en nuestra industria.

La OMT señala que a escala mundial el 80% del sector turístico está formado por pequeñas y medianas empresas, con lo que el impacto social de la crisis será muy fuerte. El turismo supone el medio de vida para millones de familias en todo el mundo, tanto en entornos urbanos como en comunidades rurales remotas, en las que el turismo, muchas veces, es el principal motor de desarrollo económico y una herramienta valiosa para la justicia social y la protección del patrimonio y los recursos naturales.

Por ello piden a los gobiernos paquetes de apoyo específicos para el sector turístico.

La OMT también solicita la colaboración del sector privado y para concienciar de la importancia de ser responsable, ha puesto en marcha el slogan:

Quédate en casa hoy para poder viajar mañana

y el hashtag

#TravelTomorrow

Por último, desde la OMT destacan que este es un reto compartido, al que nos enfrentamos todos juntos y que solo podemos vencerlos con colaboración y con el esfuerzo colectivo de gobiernos, instituciones, empresas y todos los ciudadanos.

Cambios para el futuro

Más allá de las cancelaciones masivas de reservas para los próximos meses y la situación de riesgo para toda la temporada de verano del hemisferio norte (vital para muchos destinos de todo el mundo), la crisis del Coronavirus tendrá un impacto profundo en la forma en que viajamos y en cómo nos relacionamos.

Probablemente el turismo vacacional se recuperará antes que el turismo de reuniones y eventos.

La industria de los cruceros es otro sector que va a verse muy afectado (por el miedo a la acumulación de pasajeros en un espacio reducido).

Probablemente esta pandemia creará un cambio psicológico y durante el primer año muchos turistas preferirán viajar a destinos cercanos en su propio país o bien a países donde la pandemia no ha sido demasiado intensa (si es que hay algún país así dentro de unos meses…).

Los que sí se aventuren a viajar, extremarán las medidas de seguridad higiénicas y buscarán proveedores turísticos (como aviones, hoteles y agencias) que les garanticen unas vacaciones seguras.

Cambios que podemos esperar en el turismo del futuro

  • Mayores medidas sanitarias en aeropuertos, estaciones de tren y de bus
  • Medidas extras de limpieza en hoteles y otras opciones de alojamiento
  • Medidas de seguridad sanitaría en museos y monumentos
  • Limitación del número de visitantes en recursos y atractivos turísticos
  • Cambios importantes en la forma de organizar reuniones y eventos
  • Aumento de la demanda de seguros de viajes que cubran posibles pandemias

Esperanza para el futuro

Aunque ahora todo son cifras negativas, hay que ser optimistas para el futuro.

Estas son algunas razones para el optimismo:

A este virus lo vamos a vencer. La crisis es solo temporal.

Todos los gobiernos del mundo y los institutos de investigación más prestigiosos están trabajando a contrarreloj para descubrir una vacuna que permita prevenir más contagios en el futuro.

El turismo es una industria muy resiliente que en el pasado ha sabido adaptarse a cambios radicales y superar diferentes crisis, volviendo a la senda de crecimiento de una forma rápida.

A todo el mundo le gusta viajar y será una de las primeras cosas que haremos cuando se pase la alerta sanitaria.

Las personas querrán volver a su rutina habitual y los viajes son parte esencial de nuestras vidas actualmente.

Los gobiernos de aquellos países que tienen en el turismo una importante fuente de crecimiento económico desarrollarán planes de contingencia y de apoyo al sector.

Muchos profesionales están aprovechando estas semanas de aislamiento para mejorar sus competencias laborales y ser más competitivos en el futuro.

Cuando la emergencia sanitaria pase, espero que haya un sentimiento de solidaridad y mucha gente viaje a destinos que han sufrido los efectos de la pandemia.

Los precios van a reducirse mucho durante unos meses en todos los productos y servicios turísticos, lo que incrementará la demanda.

Por estas y por otras muchas razones, estoy convencido de que la industria turística se recuperará de esta tremenda crisis sanitaria.

Pero para ello, lo más importante es que todos nosotros, como ciudadanos responsables, sigamos las recomendaciones de los expertos sanitarios, que nos recuerdan que el aislamiento y la reducción de la actividad social, son los elementos fundamentales para controlar la expansión del virus y reducir las tremendas consecuencias económicas que está generando.

Mucho ánimo a todos en estos tiempos de incertidumbre. Las épocas de crisis son los momentos fundamentales donde todos tenemos que dar lo mejor de nosotros mismos y ser más solidarios que nunca.

Por ello, se responsable y quédate en casa!

#yomequedoencasa

#quédateencasa

Te recomiendo que leas los artículos que he publicado sobre como será el Turismo en el futuro, cuando la crisis sanitaria haya sido superada.

¿Cómo será el turismo tras la crisis del COVID-19?

 

Buen día a tod@s!

FacebookTwitterlinkedinInstagram

 

 

 

0 Comments