Comuna 13, un ejemplo de revitalización urbana

  • 28 noviembre, 2019
  • por Raúl García López

Comuna 13, es un barrio de Medellín que ha logrado una transformación social basándose en el desarrollo de la actividad cultural, el arte urbano y la innovación, que finalmente lo han posicionado como uno de los atractivos turísticos más importantes de la ciudad.

 

Antecedentes de la Comuna 13

El origen de asentamientos como el de la Comuna 13, que abundan en las laderas de las montañas que rodean la ciudad de Medellín, fue el desplazamiento forzado de campesinos desde zonas rurales, amenazados por los grupos guerrilleros. Se fueron creando barrios similares a las favelas, que se iban construyendo sobre la ladera de la montaña, con materiales de baja calidad y sin contar con los servicios más básicos.

Su fisonomía, llena de calles estrechas y muy empinadas, donde se cruzan múltiples callejones y miradores que permiten ver toda la comuna, lo convirtieron en un lugar estratégico para el asentamiento y crecimiento de grupos de delincuencia.

El conflicto armado con las guerrillas, también convirtió a la Comuna 13 en la primera zona urbana de Colombia con presencia de las guerrillas, como el ELN, el M-19 y más tarde las FARC.

En la década de los años 80 del siglo pasado, Pablo Escobar encontró en estos barrios deprimidos un excelente lugar donde captar gente (con pocas expectativas en la vida) que se volvieron sus sicarios, gestionando para él la extorsión, los secuestros y los asesinatos.

Todos esos factores hicieron que en los años 90 del siglo pasado, la Comuna 13 se convirtiera en uno de los lugares más violentos del mundo.

 

 

Operación Orión

Un momento fundamental en la historia de la Comuna 13 fue la famosa Operación Orión. Fue una operación militar en octubre de 2002 que involucró al ejercito, la policía y las fuerzas aéreas, en colaboración con grupos paramilitares, como las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).

El objetivo fue desmantelar las milicias urbanas de las FARC y del ELN presentes en el barrio.

Durante 3 días, más de 1.000 efectivos del ejercito y la policía sitiaron la Comuna para enfrentarse a las milicias guerrilleras y sometieron al barrio a un ataque, según muchos indiscriminado, con el uso de helicópteros y tanquetas. El balance final de la operación fue de 17 muertos, más de 90 heridos y alrededor de 400 detenidos. Pero por su parte, los paramilitares presentes en la zona asesinaron a más de 70 personas y generaron otros 95 desaparecidos (algunos enterrados en una fosa común a las afueras de la Comuna).

La operación, muy criticada por diferentes colectivos sociales, todavía tiene algún proceso judicial abierto, para depurar responsabilidades sobre los abusos cometidos por la policía y el ejército.

 

 

Comuna 13 hoy

Después de este pasado tan terrorífico, es sorprendente ver como hoy los ciudadanos de la comuna ven el futuro con optimismo por primera vez en su sufrida existencia.

Y uno de los vehículos para conseguirlo ha sido el turismo.

La Comuna 13 sigue sufriendo problemas endémicos como la violencia y la falta de ciertos servicios. Sigue habiendo fronteras invisibles por las cuales los diferentes grupos armados, que controlan diferentes zonas del barrio, no pueden cruzar.

Sin embargo, el esfuerzo y trabajo de toda la comunidad, la importante presencia de la policía y el trabajo de gran número de artistas han conseguido que la Comuna 13 se haya convertido en un importante atractivo turístico de Medellín.

Hoy algunas de esas personas que fueron sicarios de los cárteles de la droga son hoy los guías turísticos que te explican la historia del barrio y el significado de los diferentes grafitis.

Comuna 13 es un barrio muy auténtico y con gran personalidad, marcado por el carácter alegre de sus ciudadanos, el arte urbano que pone color al barrio y la música que marca el ritmo de este barrio popular, muy heterogéneo y colorido.

A pesar de las condiciones básicas en las que viven los habitantes de la comuna, se percibe alegría, unión y solidaridad.

El principal reclamo para los turistas son los grafitis que inundan muchas paredes de la comuna. Para facilitar el movimiento de la población local y los turistas se han construido varios tramos de escaleras mecánicas y se han mejorado algunas de las calles donde están los grafitis.

La variedad de grafitis es increíble. Son varios los artistas que trabajan en la Comuna 13, pero uno de los más famosos y queridos es Chota 13, un joven de veintinueve años que ha pintado algunos de los mejores grafitis y que se ha vuelto un símbolo de toda la comunidad. Hasta el expresidente americano Bill Clinton preguntó por él para conocerlo en su visita al barrio. Yo tuve la suerte de hablar con Chota 13 y resultó ser una persona encantadora, que inspira a toda la comunidad y ayuda personalmente a los niños con clases de grafiti, para alejarlos de la violencia y la delincuencia.

Aparte de los murales, otra de las características fundamentales de la Comuna 13 es la música que respiras cuando visitas la zona turística de este barrio.

Durante mi visita me encontré con un DJ, varios grupos de break dance, un rapero y chavales que bailaban de forma animada con música electrónica.

También vas a encontrar tiendas de arte, puestos de cervezas artesanales y unos helados riquísimos.

Si viajáis a Medellín, os recomiendo que visitéis este pintoresco barrio que explica bien algunos de los sufrimientos por los que ha pasado este país. Un ejemplo de superación y una inspiración para otras comunidades que puedan usar el turismo como vehículo para generar desarrollo económico sostenible, alejados de modelos basados en la violencia.

Os dejo con algunos grafitis más. Espero que os gusten.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Espero que os hayan gustado.

 

 

0 Comments