Cómo ser un Turista Responsable

  • 3 mayo, 2020
  • por Raúl García López

Cada vez más turistas a nivel mundial buscan viajes, que además de satisfacer sus necesidades, sean más respetuosos con el medio ambiente, la cultura local y la calidad de vida de las comunidades anfitrionas.

Casi todo el mundo, si les preguntas, te dirán que cuando viajan quieren ser más respetuosos con el medio ambiente. Pero muy pocos sabrán cómo hacer que su viaje sea más sostenible y menos estarán dispuestos a pagar un extra para asegurarse de utilizar un transporte más sostenible o elegir un alojamiento que cuida el medio ambiente.

El turismo será finalmente sostenible si los turistas empiezan a exigir que lo sea y a actuar de forma mucho más responsable cuando viajan.

Por eso he decidido escribir este artículo donde analizo cómo nosotros, los turistas, podemos ser unos viajeros más responsables, ayudando a que nuestro impacto sea el menor posible durante nuestros viajes.

Para contribuir a un desarrollo más sostenible, todo turista debe ser consciente del impacto que genera y reducir todo lo posible la huella medioambiental que causa cuando visita el territorio.

A continuación, os detallo una serie de recomendaciones para ser un turista más responsable:

1.- Usa medios de transporte más sostenibles

Como turistas, tenemos que intentar generar la menor huella de carbono posible.

Se estima que toda la industria turística contribuye al 5% de todas las emisiones de CO2 del mundo. Dentro del turismo, el transporte representa el 90% de todas las emisiones del sector turístico.

Para ello es importante reducir el uso del avión siempre que sea posible. Para viajes cercanos hay que evitar volar, intentando utilizar otras formas de transporte menos contaminantes.

De tener que utilizar el avión, los vuelos directos son menos contaminantes que tener que tomar varios vuelos con diferentes escalas. También hay que buscar aquellas compañías aéreas que tengan las mejores políticas medioambientales.

El “slow travel” fomenta el uso transportes alternativos que sean menos contaminantes y al mismo tiempo te permitan tener una experiencia más auténtica del propio viaje.

Otra medida sostenible si se viaja en avión, es optar por usar tarjetas de embarque digitales, que podemos llevar en el móvil y así evitamos el consumo de papel para imprimirlas.

En el destino se deberían usar las bicicletas para no generar impacto.

2.- Infórmate mejor

Gracias a Internet podemos encontrar una gran cantidad de información sobre el destino al que queremos viajar.

Cuanto más conozcamos la cultura y las tradiciones del lugar, más podemos aprovechar el viaje y más fácil será comprender y respetar la forma de vida y costumbres de la población local.

Infórmate sobre cuáles son los mejores lugares para probar la gastronomía local, conocer los productos que se fabrican localmente y dónde comprarlos.

Otra recomendación, es planificar tu viaje fuera de temporada alta – Investiga cuáles son las temporadas turísticas del destino e intenta viajar en temporada baja. Encontrarás menos gente, tendrás una experiencia más auténtica y ayudarás a las comunidades anfitrionas en épocas cuando no tienen tantos ingresos del turismo.

Aprender algunas palabras del idioma local puede ayudar a establecer una relación más cercana y de confianza con la población local. Aprender expresiones como Gracias y Por Favor, es básico. La gente local aprecia ese esfuerzo y seguro que te tratan mejor.

3.- Viaja ligero

Al hacer la maleta, lleva poco equipaje y mete solo lo imprescindible, pero siendo inteligente sobre tus necesidades y llevando pocos envases.

Si llevas un neceser transparente no necesitarás las bolsas de plástico que te dan en el aeropuerto, para pasar líquidos y geles por el control de seguridad.

Si viajas en coche, cuanto más lo cargues, más gasolina tendrás que utilizar y mayores serán tus emisiones de CO2.

Usa ropa que sea fácil de lavar y que se seque rápido. Usa ropa que se fabrique con materiales ligeros que no dañen el medio ambiente.

Busca utensilios alternativos al plástico o al metal. Hoy puedes incluir cubiertos y platos de bambú.

No lleves un montón de dispositivos móviles. Disfruta del viaje y no estés conectado todo el día al móvil o a la Tablet. Además, tu consumo energético disminuirá.

4.- Utiliza el transporte público

Alquilar un coche puede ser la opción más sencilla para llegar o moverte por el destino que visitas. Pero el impacto que generas es muy grande (al menos que sea eléctrico). Es más recomendable que uses transporte público como trenes, autobuses o metro (si están disponibles).

El tren es uno de los medios de transporte que menos contamina (si se basa en energía eléctrica).

Y ya en el destino, lo mejor es moverse andando o en bicicleta. Hoy hay bicis eléctricas cuyo impacto medioambiental es bajo y ayudan a recorrer el destino sin un gran esfuerzo físico.

5.- Respeta el medio ambiente y la cultura local 

Hay que reducir nuestro impacto en los ecosistemas locales y en la cultura local.

Sigue los principios básicos:  

  • Reduce el uso de ciertos recursos escasos (como agua y energía)
  • Reutiliza ciertos materiales para darles una segunda vida
  • Recicla los que no puedas reutilizar
  • Gestiona bien los residuos de alto impacto medioambiental (como el plástico o elementos tecnológicos)
  • No compres productos fabricados con plantas y animales, sobre todo si están en peligro de extinción (coral, marfil, etc.)
  • Elige proveedores turísticos que fomenten condiciones laborales dignas y justas, que respeten los derechos de los trabajadores

En recursos naturales como reservas naturales, parques nacionales y otras áreas protegidas

  • Infórmate bien de cómo reducir el impacto medioambiental que generas durante tu visita
  • Oriéntate bien para evitar perderte
  • Sigue los senderos señalizados
  • No des de comer a la fauna salvaje
  • Respeta las indicaciones de los guardias o conservadores del área natural
  • No tomes nada de sitios arqueológicos u otros recursos históricos y artísticos
  • No debes cazar animales ni llevarte plantas o vegetación del lugar
  • Lleva contigo algún recipiente para poder guardar la basura que generes durante la visita
  • Usa protectores solares y anti mosquitos que sean ecológicos o que no dañen el medio ambiente
  • No hagas ruido para no molestar a los animales y así poder verlos mejor
  • Evita actividades que te pongan en contacto directo con animales y cuyo único fin sea entretener a los turistas
  • Contribuye a la conservación, protección y regeneración de los ecosistemas acuáticos y terrestres del destino
  • Visita solo santuarios donde preservan la naturaleza, no aquellos lugares que lo vuelven un entretenimiento para el turista

6.- Experimenta lo local

Mézclate con la población local y conoce sus costumbres y tradiciones. Un viaje te ofrece la oportunidad única de explorar una nueva cultura y ver el mundo desde una perspectiva diferente. Aprovéchalo!

Prueba la gastronomía local, compra productos hechos por artesanos locales y asiste a eventos culturales.

Busca rutas diferentes a las que hacen todos los turistas y descubre rincones perdidos (siempre cuidando la seguridad, claro).

7.- Busca proveedores y destinos éticos y verdes

Antes de viajar hay que analizar la política medioambiental del destino (en temas como la conservación de sus recursos naturales y el respeto a los derechos humanos).

Apuesta por el alojamiento en ecohoteles o ecoresorts, que cuidan el entorno natural en el que se encuentran ubicados. La mayoría cuida los materiales de construcción que usa y de qué está hecho su mobiliario, usan energías renovables, ofrecen una oferta de alimentación ecológica y cuidan los materiales que utilizan, primando el vidrio sobre el plástico y usando fibras naturales para toallas y sábanas.

Por otro lado, también hay que exigir una conducta ética a los proveedores locales (como hoteles, agencias receptivas, guías…) en temas relacionados con políticas para reducir su uso de energía, el uso de alternativas energéticas más limpias y su esfuerzo para erradicar problemas sociales como la explotación laboral, la explotación infantil o la explotación sexual.

8.- Conoce las diferentes acreditaciones

Hay más de 120 acreditaciones a nivel mundial relacionadas con la política medioambiental en destinos, hoteles, turoperadores y otros agentes de la cadena de valor. Deben ser elementos importantes a tener en cuenta a la hora de tomar tu decisión sobre dónde viajar, dónde alojarse y qué actividades desarrollar.

Las acreditaciones analizan cosas como las políticas de los hoteles en eficiencia energética, el uso de energías renovables, si reciclan, si utilizan productos de limpieza respetuosos con el medio ambiente y si ofrecen opciones earth-friendly a sus invitados (como, por ejemplo, no cambiar la ropa de cama o las toallas todos los días).

Cuando eliges proveedores con algunas de estas acreditaciones, te aseguras que respetan su entorno natural y cultural, cuidan los derechos de las comunidades anfitrionas y fomentan la economía local.

Algunas de ellas son, Rainforest Alliance, Biosphere, Green Destinations, Earth Check, Travel Life, Green Key o Green Globe.

Es importante elegir Acreditaciones sostenibles que tengan una auditoría. Hay algunas que simplemente exigen al proveedor (hotel, agencia, empresa de tours) una declaración responsable, pero nadie comprueba que lo que dicen que hacen para ser más sostenibles, realmente lo hacen.

También te puede interesar alquilar un alojamiento con Fairbnb (https://fairbnb.coop/es/) plataforma cooperativa de reserva de alojamiento que apuesta por un alquiler justo, cuidado los barrios y la convivencia entre vecinos.Además, dedica el 50% de sus ingresos a promover y financiar iniciativas y proyectos locales, como pueden ser centros culturales o jardines comunitarios

9.- Pequeños gestos sostenibles que hacen una gran diferencia

Aquí os doy algunos pequeños consejos que hacen una gran diferencia

  • Reduce el uso de energía
  • No malgastes el agua
  • Toma duchas cortas
  • Reduce los residuos generados
  • Utiliza el aire acondicionado lo menos posible
  • Busca guías que conozcan y respeten los recursos naturales locales
  • Busca proveedores que usen productos reciclados
  • Evita usar productos desechables que generen basura
  • Apaga las luces cuando salgas de tu habitación
  • Devuelve los mapas y folletos que te han entregado en la recepción del hotel al llegar (si todavía se pueden reutilizar)

10.- Consume responsablemente

Es importante que el dinero que gastas en el destino revierta en la comunidad local. Esto se consigue de diversas formas:

  • En general, compra productos locales.
  • Si compras regalos o souvenirs asegúrate de que están fabricados en la zona.
  • Prioriza productos de artesanos sobre aquellos que son producidos industrialmente.
  • Habla con los artesanos para que te expliquen el origen del producto o el proceso de elaboración. Ayudará a que tu experiencia sea más gratificante.
  • Come productos de temporada (si pueden ser ecológicos mejor).
  • Asegúrate que no estás apoyando la explotación laboral infantil o cualquier otro tipo de explotación.
  • No hagas demasiado regateo al comprar. Aunque en algunas culturas es tradicional, hay que saber la importancia que tienen esos ingresos para el artesano o el comerciante local. Lo que para ti es muy poco dinero, para ellos puede ser mucho.
  • No compres productos hechos de conchas, coral y otros animales.
  • No compres imitaciones ilegales.
  • Usa los servicios de un guía local y experimentado (que sea legal). Es una forma de apoyar la economía local y además será la mejor persona para enseñarte los recursos culturales y naturales de la zona.

Es importante que comas en restaurantes locales, que te ofrezcan productos locales (con lo que estimula la economía local) y que reciclen sus residuos. Hay un término en inglés que debes buscar FLOSH que significa que el restaurante usa productos frescos, locales, orgánicos, de temporada y sostenibles.

11.- Otros consejos 

Busca destinos que no sean masivos y en los que puedas disfrutar con calma del lugar y de sus gentes.

Olvida las prisas y adáptate al ritmo vital del lugar que visitas. Vive el momento. Mindfulness  .

Busca actividades que te hagan conocer mejor la cultura del territorio y entrar en contacto directo con la población local.

Come menos carnes y más vegetales, lo que contribuirá a reducir tu huella de carbono y a evitar la deforestación de bosques para convertirlos en pastos para ganado.

Intercambia con otros viajeros los libros que termines de leer o déjalos para otros turistas en el hotel.

Cuidado con el Green Washing, por el que algunos proveedores turísticos dicen que son sostenibles cuando no lo son y simplemente es una fachada publicitaria para captar más turistas.

Busca iniciativas locales, desarrolladas por una ONG para apoyar a las comunidades receptoras con tu trabajo. Puedes desarrollar acciones como ayudar a limpiar una playa, dar una charla a los alumnos de un colegio, etc. Una plataforma que puedes revisar es Trip Drop https://trip-drop.com que pone en contacto a turistas con personas que tienen ciertas necesidades en los destinos.

Viaja a países que se están reconstruyendo tras una catástrofe natural (como terremotos y huracanes, por ejemplo). El impacto económico que generas con tu viaje será de mucha ayuda.

Difunde tus conocimientos sobre sostenibilidad con otros viajeros y con tus amigos y familiares.

12.- Tips sostenibles para senderistas y montañeros

Algunos consejos para disfrutar del campo y la montaña sin generar impacto negativo:

  • Sigue los caminos y sendas señaladas
  • Si los senderos son estrechos, anda en una sola fila, para no agrandarlos
  • Respeta las recomendaciones que encuentres en el camino
  • Ve prestando atención a las señales
  • Respeta las barreras y cercas que te encuentres en el campo. Deja estas últimas como las has encontrado
  • Evita andar en zonas de alta sensibilidad medioambiental o en áreas de anidación o alimentación de animales
  • Llévate contigo toda la basura que generes
  • No asustes al ganado que te puedas encontrar (vacas, ovejas…)
  • Ten cuidado con los perros
  • Si no hay baños disponibles, intenta enterrar tu basura orgánica en un agujero a 15 o 20 cm de la superficie, evitando que esté cerca de una fuente de agua
  • Lava la suela de tus zapatos de trekking antes de viajar para evitar que alguna especie invasora pueda llegar a los ecosistemas locales
  • Nada sólo en áreas designadas, para evitar la contaminación de ciertos recursos hídricos básicos para el consumo local

13.- Tips sostenibles al hacer snorkel o buceo

Y por último algunas recomendaciones para turistas que vayan a hacer buceo o snorkel:

  • Elige una empresa de buceo certificada y con buena reputación
  • No muevas el fondo marino
  • Evita tocar el coral, pisarlo o posarte sobre él
  • Incentiva el comportamiento responsable en otros y reporta ante las autoridades comportamientos irresponsables de otros viajeros o de operadores locales
  • No persigas a los peces (no los vas a coger y gastarás el aire de la botella antes)
  • Protege la vida marina dando apoyo a áreas protegidas y a proyectos gestionados por las comunidades locales
  • Toma fotos de forma responsable. No acoses a la vida marina para conseguir la mejor foto
  • Deja el mar como lo has encontrado. No tires nada y no te lleves nada
  • No compres productos hechos de animales marinos (como conchas o coral)

Y después del viaje…

Comparte información sobre tu viaje responsable y da a conocer los esfuerzos que se hacen por parte del destino y los proveedores locales para desarrollar un crecimiento turístico más sostenible. Ayudarás a inspirar a otros viajeros.

Comparte consejos sobre cómo ser más responsable en tu próximo viaje.

Sigue viajando y conociendo sitios que trabajen por desarrollar un sector turístico más sostenible.

Apoya alguna causa relacionada con el destino que has visitado.

 

Con esto termina el artículo sobre cómo ser un turista más responsable.

Espero que os hay gustado y que lo pongáis en práctica.

 

Buen día!

 

FacebookTwitterlinkedinInstagram

 

 

 

0 Comments