Generación Z, los jóvenes que transformarán el turismo

  • 12 agosto, 2018
  • por Raúl García López

El sector turístico está en constante evolución, modelado por factores económicos, sociales y tecnológicos.

Uno de los factores que más influye son los cambios demográficos en la sociedad, que generan efectos en los hábitos de comportamiento y consumo de los turistas. Cada generación poblacional tiene sus gustos y necesidades, según el contexto en el que se hayan desarrollado sus vidas.

Aunque hay algunas diferencias en relación a la horquilla de años a los que pertenece cada generación, por lo general se entiende que las generaciones comprenden los siguientes años:

Generación Baby Boomer – personas nacidas entre 1946 y 1964

Generación X – personas nacidas entre 1964 y 1980

Generación Millennials – personas nacidas entre 1980 y 1994

Generación Z – personas nacidas entre 1994 y 2010

En este artículo voy a analizar las principales características de la generación más joven, la Generación Z (a los que también se denomina Centennials) y cómo pueden influir en la transformación del sector turístico a nivel mundial.

 

Aunque los Millennials siguen siendo la generación que más estudios de marketing está acaparando, ya que se estima que para el año 2025 supondrán el 75% de la fuerza laboral, la Generación Z ya supone el 25,9% de la población mundial (unos 2.000 millones de personas…) y serán dentro de poco el objeto de deseo de todas las marcas internacionales (entre ellas las del sector turístico).

¿Pero cómo son los Centennials?

Aunque todavía comparten algunos patrones de comportamiento con la generación anterior y es difícil categorizar o etiquetar a una generación entera (con 15 años de horquilla de edad entre ellos y diferencias geográficas), hay ya algunos elementos que les empiezan a definir y que permite vislumbrar una forma de entender la vida diferente a los Millennials. 

Estos jóvenes Centennials han crecido en plena crisis económica mundial, con la permanente amenaza del terrorismo internacional (que llega a cualquier sitio del planeta) y con las preocupantes consecuencias del cambio climático.

Son más realistas y cautelosos que los Millennials. Tienen un espíritu más crítico, son menos dados a cultivar el ego y les mueve la justicia como valor universal.

Tienen mucho más interiorizada la diversidad humana, que toman como algo muy normal. De hecho, lo que más les sorprende es cuando falta la diversidad.

Más valores

Muchos estudios coinciden en señalar que son una generación menos egoísta. Incluso altruista en muchos casos.

Son jóvenes más maduros, creativos y autosuficientes. Son irreverentes pero implicados socialmente. Tienen más capacidad de empatía, más facilidad para hacer amigos y para implicarse socialmente con su entorno.

Están mucho más sensibilizados con temas relacionados con la desigualdad económica y la cohesión social, pero no tienen confianza en que los partidos políticos puedan solucionar los problemas (sólo el 10% de ellos confía es su gobierno).

La sostenibilidad y la solidaridad serán 2 valores importantes para esta generación. Algunos hablan de una generación con un alto valor social.

Entienden que la democracia, la diversidad y la tecnología tienen que ir de la mano para alcanzar un mundo mejor. Según una encuesta de Millennial Branding a jóvenes de Estados Unidos, al 76% de ellos le gustaría participar en una ONG y otro 76% esta preocupado por el cambio climático.

Según otro estudio, el 60% de los jóvenes de esta generación aseguran que quieren generar un impacto positivo en el mundo (para los Millennials este porcentaje no llegaba ni al 40%).

 

Uso de tiempo libre – la Generación Z dedica su tiempo de ocio a actividades relacionadas con vocaciones profesionales y genera sus comunidades de referencia en torno a ellas.

Su visión del futuro es más pesimista (son menos idealistas que los Millennials), pero es una generación muy movilizada políticamente, ya que no confían en los partidos políticos.

Pueden ser algo más soberbios, ya que muchos piensan que están mejor adaptados a los cambios que generaciones anteriores. Han nacido con la cultura del DIY (del inglés “Do It Yourself” que significa “Hazlo tu mismo”) y están más acostumbrados a resolver problemas que la generación anterior.

Tecnología

No ven a la tecnología como una parte imprescindible de sus vida (como sí perciben los Millennials), sino como herramientas de comunicación y de entretenimiento.

La Generación Z usa todas las herramientas tecnológicas con aún más fluidez que los Millennials. Han aprendido a hacerse un selfie o manejar una tablet antes casi andar.

Se estima que el 55% de los jóvenes de esta generación ya tienen cuenta en redes sociales y el 70% usa el móvil para hacer fotos, generar contenidos, consultar correo o gravar videos.

También pasan más tiempo conectados que los Millennials. Unas 10 horas semanales de media, bastante más que generaciones anteriores.

 

Tienen gran sed de información y contenido, aunque también están muy interesados en generarlo.

Así como los Millennials crearon la tendencia de la multipantalla (estar conectados a través de varios dispositivos (ordenador, móvil y tableta) cambiando constantemente de pantalla), la generación Z ha llevado al extremo esta forma de entender la relación con diferentes dispositivos, gestionando hasta cinco pantallas a la vez.

El que estos jóvenes tengan que atender a tantas pantallas a la vez, también hace más difícil mantener su atención. El tiempo promedio de usar una aplicación o una página de aterrizaje (landing page) de una web, es de menos de ocho segundos.

Estos jóvenes han crecido en el mundo de las redes sociales. Son nativos sociales ya que han disfrutado de Internet para socializar, a diferencia de los Millennials que eran nativos digitales, pero que todavía no habían crecido con las redes sociales en su máximo esplendor).

No obstante, los Centennials también son conscientes de los excesos que se han cometido con el análisis de los contenidos publicados por los usuarios en estas redes sociales o con la información recopilada a través del Big Data. Por ello están más preocupados por aspectos relacionados con la privacidad, lo que se refleja en su preferencia por aplicaciones como Snapchat (que permite enviar videos y fotos que se borran automáticamente en unos segundos) y otras como Secret o Whisper.

Mercado laboral

El haber crecido durante una importante crisis económica mundial ha tenido un efecto sobre su visión del mundo y de su desarrollo profesional.

Han vivido con naturalidad la precariedad y se han vuelto más flexibles, ya que entienden que el mundo cambia de forma vertiginosa, lo que demanda reinventarse de forma constante.

Esta generación está rompiendo con algunas inquietudes y miedos que tenían las generaciones anteriores en relación al mercado laboral. No están tan preocupados en encontrar un trabajo estable y bien pagado, sino en encontrar uno que se adapte a su personalidad, inquietudes y estilo de vida.

Por lo general tienen más aversión a endeudarse, aunque son bastante creativos e innovadores.

Han visto el enfoque casi excesivo que ponían los Millennials para ir acumulando títulos universitarios y masters que engordaran su curriculum y les hicieran más competitivos. Los jóvenes de la Generación Z demandarán trabajos que les aporten un sentido y que les ayuden a producir un cambio positivo en el mundo.

Son muy emprendedores. En algunas encuestas hasta el 66% de los jóvenes consultados quieren trabajar de forma independiente o montar su propia empresa en los próximos 5 años.

Pueden que muchos de ellos prefieran trabajar con compañeros y partners en entornos digitales de colaboración, más que en espacios físicos, como prefieren los Millennials.

Marketing

Objeto deseado por las marcas – Los estudios de marketing también revelan que normalmente el segmento poblacional de 18 a 24 años es el más influyente en términos de consumo. Las generaciones anteriores y posteriores quieren parecerse a ellos.

Como consumidores los Centennials…

  • Han cambiado su forma de relacionase con las marcas y las empresas. Obligan a estas a ser más empáticas y a personalizar sus productos y servicios en torno a sus gustos y necesidades.
  • No les gusta la atención al cliente por vía telefónica. Prefieren chats online o chatbots (asistentes virtuales).
  • Son unos consumidores difíciles de conquistar porque son más críticos y analizan más factores a la hora de tomar una decisión de compra.
  • Buscan que las marcas les aporten un valor añadido y que encajen con su estilo de vida y sus valores.
  • Están interesados en la económica colaborativa que genere valor entre los usuarios.
  • Prefieren productos artesanales a aquellos fabricados de forma masiva.

Los jóvenes de la generación Z no quieren ser el sujeto pasivo del marketing de las marcas. En general son bastante escépticos en relación a ellas.

Quieren producir sus propios contenidos y para ello usan webs y aplicaciones como YouTube, Vine o Playbuzz.

 

Estrategia de marketing

Las métricas de alcance y frecuencia ya no son tan relevantes con esta generación. Lo importante es el compromiso y la promesa que les ofrece la marca y el desarrollo de conversaciones con sus clientes. Para ello, es fundamental la generación de buenos contenidos, que sean relevantes para nuestro públicos objetivo y hagan involucrarse a nuestra audiencia.

Algunas marcas, para ganar la confianza de los Centennials, están incluyendo al consumidor en el proceso de diseño del producto. Nike permite ya diseñar la zapatilla a sus clientes y Starbuscks desarrolla recetas personalizadas en torno a gustos de sus clientes.

Hay que recordar que los niños empiezan a tomar conciencia sobre la existencia de las marcas ya cuando tienen 2 años y a partir de los 3 y medio ya empiezan a relacionar las marcas con su personalidad.

Educación

La Generación Z ya está cambiando profundamente el sector de la educación.

Para muchos de estos jóvenes (el 78% según una encuesta) el desarrollar un título universitario de 4 años no tiene mucho sentido económico.

Los Centennials valoran menos los títulos académicos y más el autoaprendizaje. Son autodidactas y les gusta aprender por su cuenta.

Buscan formación flexible y eminentemente práctica, orientada a desarrollar habilidades, capacidades y conocimientos concretos.

La educación debe adaptarse totalmente al mundo digital en el que viven los jóvenes de esta generación.

Gran parte del aprendizaje de los Centennials se produce ya fuera de las aulas, a través de cursos online, tutoriales o video en plataformas como YouTube (que el 33% de ellos usa ya de forma regular para hacer los deberes).

Se tiende hacia modelos de educación más personalizados, con cursos y formaciones más cortas, enfocados y adaptados a las necesidades laborales de cada individuo.

La formación la entienden como un proceso constante en un ecosistema cada vez más competitivo y cambiante.

Estos jóvenes demandarán proyectos de aprendizaje más vocacionales, más cortos y más enfocados a una temática concreta, que les aporte valor y les ayude a lograr sus objetivos en un entrono laboral cada vez más competitivo.

 

Con esto termina el artículo sobre la Generación Z o Centennials.

Espero que os haya resultado interesante.

 

Buen día a tod@s!

Raúl

 

 

 

0 Comments