Evolución y tendencias del turismo cultural

Evolución y tendencias del turismo cultural

  • 8 marzo, 2016
  • por Raúl García López
  • cultura, destinos, mercados emisores, patrimonio, Patrimonio de la Humanidad, personalización, preservacion, tecnología, tendencias, turismo, turismo cultural, UNESCO, viajar, viajes,

El turismo ha estado, desde siempre, muy vinculado al patrimonio y a la cultura de un destino. Este vinculo se hace todavía más fuerte a partir de los años 70, cuando la UNESCO desarrolló la “Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural”, que reconocía el deterioro del patrimonio a nivel mundial y se proponía conservarlo de forma activa y favorecer el conocimiento y reconocimiento de este legado para las generaciones futuras.

Hoy hay más de 1.000 lugares o sitios Patrimonio de la Humanidad, de los cuales 802 son culturales, 197 naturales y 32 mixtos. Están localizados en más de 160 países, siendo los principales destinos con patrimonio Italia, China y España.

Si queréis ampliar podéis ir a la Web de Patrimonio de la Humanidad de UNESCO, pinchando Aquí

Evolución del turismo cultural

Tanto la oferta, como la demanda de turismo cultural han evolucionando en las últimas décadas. La Organización Mundial del Turismo, estima que el turismo cultural representa cerca del 37 % del total del sector turístico y que va a tener unos crecimientos anuales de en torno al 15 %.

Brasilia

Entre las razones que explican el aumento de la demanda de turismo cultural, podemos destacar algunas:

  • Mayores niveles de educación a nivel mundial, que provocan un aumento general del interés por la cultura.
  • Envejecimiento de la población (principalmente en Europa y Norteamérica), que genera mayor demanda de productos y experiencias culturales.
  • Nuevos flujos turísticos de mercados emergentes (como China, Rusia o India) que quieren ver los principales recursos culturales de los destinos que visitan.
  • Desarrollo de industrias culturales y un crecimiento en la oferta de actividades y recursos culturales.
  • Proyectos de regeneración urbanística que han convertido edificios antiguos (antes sin uso turístico) en centros y espacios culturales.
  • Auge de internet que ha facilitado el consumo de turismo cultural.
  • Mayor promoción por parte de las grandes instituciones culturales, que antes veían su rol limitado solo a la conservación del patrimonio y ahora ven en la difusión y la explotación turística, una de sus principales obligaciones.

Por otro lado, en la última década la oferta de equipamientos culturales se ha duplicado en Europa y Estados Unidos.

Impacto y beneficios del turismo cultural

El turismo cultural contribuye al desarrollo económico de un destino, pero también a la integración social y al acercamiento entre los diferentes pueblos.

La otra gran ventaja que tiene el turismo cultural es su falta de estacionalidad ya que se desarrolla a lo largo de todo el año. Esto fomenta que el empleo asociado al turismo cultural sea más estable que en otros segmentos.

Pero el desarrollo turístico de estos recursos patrimoniales e históricos, se tiene que hacer de una forma planificada, responsable y controlada, para no poner en peligro el futuro de los recursos disponibles. En definitiva, es fundamental desarrollar una gestión sostenible del turismo cultural.

Evolución del concepto de oferta cultural

El concepto de lo que se entiende por turismo cultural ha ido variando con los años. Si antes estaba exclusivamente relacionado con el patrimonio histórico artístico, hoy el concepto de recurso cultural es mucho más amplio y engloba tanto elementos materiales, como inmateriales, incluyendo por ejemplo, danzas tradicionales, artesanía, gastronomía local o técnicas textiles o agrícolas.

Dada esta variedad de oferta turística, también se han ido definiendo diferentes nichos de mercado, como el turismo patrimonial, el urbano, el rural, el comunitario, el religioso o el etnoturismo. 

Perfil de los turistas culturales

En general, los turistas culturales se destacan por las siguientes características:

  • Son gente educada y formada (muchos de ellos con educación superior).
  • Cubren todos los segmentos de edad.
  • Suelen tener un alto gasto turístico.
  • Están interesados en productos turísticos como la gastronomía y las compras.
  • Se sienten preocupados por el medio ambiente.
  • Aprecian las diferencias culturales entre países.
  • Viajan de manera frecuente.
  • Son clientes exigentes que buscan calidad y comodidad.
  • Y demuestran interés por conocer a la población local y su forma de vida.

Bali

Tendencias del turismo cultural

Voy a repasar ahora brevemente, algunas de las tendencias que se están apreciando en el segmento de turismo cultural.

Edutenimiento – Hoy, para mucha gente, la cultura se entiende como una mezcla de elementos culturales, educativos y de entretenimiento.

Nuevas motivaciones – Una nueva motivación para viajar es la asistencia a grandes eventos culturales (como pueden ser grandes exposiciones, conciertos musicales y otras representaciones culturales).

Experiencias – Muchos turistas (sobre todos los jóvenes, los denominados Millennials) quieren que la experiencia cultural sea mucho más interactiva, pudiendo participar de forma activa. No quieren ser simples espectadores cuando viajan, sino protagonistas de su propia experiencia cultural.

Inmersión – Para ello, muchos turistas tienen interés en aprender danzas locales, gastronomía, artesanía o deportes autóctonos, que les aporten una experiencia vital, relacionada directamente con el lugar que visitan.

Interactividad – Los museos se vuelven más interactivos, programando actividades y talleres para adultos que les permitan “aprender” y “experimentar” la cultura, de una forma diferente y más lúdica.

City Breaks – En la última década han crecido mucho los viajes “city break”, escapadas cortas de 2-3 días para conocer una ciudad y con la cultura como una de sus principales actividades.

Nuevas temáticas – Mucha oferta cultural nueva está hoy más relacionada con la cultura contemporánea (diseño, arquitectura, gastronomía o diversidad cultural), que con el patrimonio histórico artístico.

Tecnología – El uso de las nuevas tecnológicas puede cambiar radicalmente la experiencia de los productos culturales. Elementos como las pantallas táctiles, el envío de mensajes basados en geo posicionamiento (a través de beacons), la realidad virtual, los hologramas o el uso de robots, pueden transformar la forma en que consumimos cultura.

Turismo Creativo – En los últimos años se habla mucho del crecimiento del turismo creativo.Por turismo creativo se considera a la nueva generación de turistas que quieren desarrollar su potencial creativo cuando viajan. Para ello, quieren participar en cursos o experiencias relacionadas directamente con la cultura y la sociedad del destino.Para más info aquí tenéis el enlace de la Asociación de Turismo Creativo.

La cultura se integra con el turismo de sol y playa – La oferta cultural se ha incluido recientemente entre las actividades que los turistas de sol y playa demandan durante sus vacaciones. 

Peligros y amenazas del turismo cultural

Por último os voy a detallar algunas amenazas que sufre el turismo cultural. 

Mercantilización de la cultura – la oferta cultural no se basa solo en la esencia abstracta de la belleza o el talento del autor, sino en su capacidad de generar interés y atraer a público. 

Banalización de la cultura – cuando el turismo masivo lleva a la escenificación y teatralización de tradiciones y costumbres locales, exclusivamente para su consumo por los turistas.

Gentrificación – proceso por el que, fruto de una regeneración urbana, la población original de una zona o barrio deteriorado (que ha mejorado), es desplazada por otra población de mayor nivel adquisitivo, según se va renovando la zona.

Sobreoferta cultural – un problema que se ve en muchos destinos, ha sido el incremento exponencial de su oferta de espacios culturales (que muchas veces está por encima de la demanda). Muchas ciudades han construido en los últimos años, grandes recintos y equipamientos culturales muy llamativos (y caros), donde la arquitectura es ya de por si un reclamo.

Este crecimiento de la oferta de recursos culturales hace que muchos de estos nuevos espacios estén medio vacíos y se tengan que sostener económicamente, principalmente de las subvenciones públicas. Si se quiere poner en marcha con éxito, un nuevo recinto cultural, hay que ser muy creativo e innovador en la propuesta cultural que se hace y buscar usos alternativos que permitan generar ingresos atípicos y hacer el equipamiento cultural más sostenible económicamente.

Descoordinación – En muchos destinos existe una falta de coordinación entre las instituciones públicas relacionadas con la cultura y las relacionadas con el turismo, lo que resta potencial de posicionamiento internacional. También hay que fomentar la colaboración público privada que genere sinergias y mayor proyección internacional.

Pérdida de identidad – la masificación de ciertos sitios históricos, puede hacer que se pierda la atmósfera casi mística que los caracteriza, lo que les resta valor turístico.

Si os interesa el tema, dentro de Aprende de Turismo (plataforma de formación online dirigida a profesionales) podéis encontrar un estudio más detallado de Turismo Cultural. Para más información, podéis visitar la web del proyecto Aquí

 

Pie de Articulo

 

0 Comments